Translate

lunes, 16 de diciembre de 2013

LA NUEVA CANCIÓN PROTESTA

     

                      Entre los años 60 y 70 la canción protesta alcanzó la mayor difusión y repercusión de su historia. En nuestro país los cantautores irrumpieron con fuerza en aquella época, protestando contra la dictadura con las únicas armas que contaban: su voz y su guitarra. Suficientes elementos como para despertar conciencias y remover los cimientos de la gente paralizada por el miedo. Al llegar la democracia a nuestro país, la canción protesta dejó de tener el sentido para el que había sido creada, pues el estado del bienestar la engulló rápidamente, convirtiendo a los españoles en nuevos burgueses y a los cantautores en compositores del amor y el desamor.

Sin embargo en estos últimos años –con una crisis interminable y una población que empieza a  emigrar para poder subsistir, mientras los políticos descapitalizan el país y, se lo llevan a manos llenas–, vuelve a aparecer la canción protesta, más fuerte y con más sentido que nunca, encabezada por los jóvenes –que son a los que realmente les están arrebatado irremediablemente su futuro–.

Hace un par de años con la aparición del movimiento 15-M, la población decidió salir a la calle y gritar su indignación, tan alto como pudieron. Todas las disciplinas artísticas no fueron indiferentes a esta corriente y empezaron a indignarse también bajo el grito de “Estas son nuestras armas” mientras enseñaban sus instrumentos musicales.
Los cantautores que allí se congregaban dejaron las canciones de amor a un lado, para volver a cantar con rabia contenida todo aquello por lo que se sentían humillados, vapuleados y ninguneados. El máximo exponente de joven cantautor indignado es Pedro Pastor; hijo de los artistas Lourdes Guerra y Luis Pastor, y sobrino de otro cantautor con solera: Pedro Guerra. Con una mezcla entre padre y tío, este muchacho de tan solo 19 años de edad, escribe sus propias letras, compone la música y además las canta para un público igual de joven e indignado que él, que le tienen como un referente, al no sentirse representados por lo que la sociedad les propone.
Estos adultos del futuro están formando su propio criterio y se identifican con la manera de pensar de un moderno John Lennon que aparece en el panorama musical español.
Pedro Pastor lleva ya unos cuantos años subiéndose a los escenarios, primero con sus padres para después hacerlo a solas. Cuando iba al instituto por las mañanas ya era cantautor por la noches, y se acostaba de madrugada para levantarse a las 8h y poder volver a sus clases. Aunque Pedro Pastor aboga por el derecho a una educación gratuita, su rebeldía le hace decir que los estudios no le sirvieron para nada, que el sistema educativo no funciona, que los profesores le intentaron aborregar y que él nunca se sintió a gusto en aquel lugar donde nadie se cuestionaba nada y todo el mundo aprendía lo que le enseñaran sin rechistar.
Pedro Pastor cree que en algún lugar del mundo habrá una chica como él: "Una chica que sonría todo el rato, que lea a Saramago y que le interese la música de Radio3". Piensa que el amor no debe ser dominación y que cada uno tiene que ser libre para seguir creciendo como ser humano.
Pedro Pastor es un joven adulto, feminista y abolicionista, que se interesa por los más desfavorecidos, cuestiona al gobierno y a su sociedad, no se cree nada de lo que le dicen y tiene una hartura tal, que la grita en sus canciones entonando un ¡Basta Ya!
Mientras otros chavales de su edad se han conformado con la vida fácil en la que sus progenitores les abastecen de cualquier necesidad o capricho, Pedro Pastor se ha ido a vivir por su cuenta, compartiendo piso con otros dos artistas.
Y mientras su padre Luis pastor, sigue cantando aquello de ¿Qué fue de los cantautores?, Pedrito Pastor aparece en el panorama musical para reivindicar la libertad que nos están quitando los diferentes gobiernos enmascarándola como falsa democracia.

         Pregunté a los profesionales de la música, qué opinaban de Pedro Pastor y, Fernando Íñiguez, periodista musical de El País y Radio3, me dijo esto:

¿QUÉ OPINAS DE PEDRO PASTOR Y QUÉ FUTURO LE AUGURAS?

Es una figura poética muy utilizada pero cójase una coctelera, y échese de forma generosa unas cuantas gotas del inconformismo y maneras de Luis Pastor, añádase una pizca de sensibilidad de Pedro Guerra, una mirada huidiza y pícara del primer Dylan, un chorrito a partes iguales del extremo lolailo del Lichis, Macaco, Bebe, Manu y Albert Pla. Agítese bien. Sírvase con cuidado sobre una cucharilla previamente enfriada sobre la clarividencia de Lennon, pausadamente sobre una copa caramelizada de ingenuidad y desparpajo a parte iguales. Para aromatizar, unas rodajas generosas de poesía y rebeldía, todo ello mezclado al final con una espuma de felicidad y descaro. Derrámese sobre un escenario con una guitarra y un micro, y el resultado es un Pedro Pastor.

Un cantautor hermoso que ha entendido el mundo antes de cumplir 20 años, edad en la que aún no se ha roto el cordón umbilical en la mayoría de los mortales. Un artista luminoso que te hace creer que ese mundo raro puede tener arreglo, aunque hayamos repetido muchas veces antes que ya no había remedio. Un compositor, un rapero con guitarra que viene al pelo para eliminar frustraciones. Un chaval único que no ha dado aún ni la mitad del enorme potencial que atesora. Un tesoro en bruto, una mina por explotar. Un volcán imparable que nos va a mojar a todos en su lava, que es ardiente pero no doliente. El tsunami de la nueva canción de autor en España. El futuro es nuestro, otra vez, gracias a él.
Fernando íñiguez



                  ¿Crees que los jóvenes tienen la obligación moral de cambiar la sociedad para tener un futuro mejor?