Translate

lunes, 2 de febrero de 2015

LA HISTORIA DE MARIE HEURTIN



La Historia de Marie Heurtin, es una película francesa que compitió en la sección oficial de la Seminci 2014. El argumento de este film transcurre en la Francia de finales del siglo XIX y está basado en la vida real de su protagonista, Marie Heurtin, interpretado por Ariana Rivoire. Una adolescente de 14 años sorda y ciega de nacimiento que es incapaz de comunicarse. Su padre, un humilde artesano, no puede pagar el ingreso de la niña en un asilo, con lo que desesperado, acude al instituto Larnay cerca de Poitiers, donde las monjas cuidan de mujeres sordas. A pesar de la negativa de la Madre Superiora, la hermana Marguerite (Isabelle Carré), –una monja joven que se empeña en enseñar a esta “pequeña salvaje” y acogerla bajo su tutela–, hace todo lo humanamente posible para educarla y sacarla de la oscuridad. Las dos, mantienen a lo largo de toda la cinta, brutales combates. Una negándose a aceptar imposiciones que no necesita para seguir viva y feliz, mientras que la otra, pone a prueba su fe, no rindiéndose a la frustración o a los prejuicios de los demás.
Teniendo en cuenta que el concepto de Necesidades Educativas Especiales (NEE) no se empezó a usar hasta la década de los 70, en el siglo XX, esta institución de religiosas fue una adelantada a su época. A día de hoy se calcula que en España haya entre 4.000 y 6.000 personas sordo ciegas, aunque la ONCE no cuenta con más de un millar de afiliadas, por lo que son cálculos muy aproximados. Pero más allá de la cifra, tengamos en cuenta que existe esta peculiar realidad, esas Maries que pueden, y deben, tener acceso a una educación y una vida como las de cualquier otro ser humano.
La verdadera Marie Heurtin, nació en 1885 en una familia en la que cinco de los nueve hijos eran sordos o sordo ciegos. Pasó una década en casa, sin apenas recibir ningún tipo de educación más allá del afecto de sus padres en mitad de la Bretaña francesa. A pesar de su sordera y ceguera, vivió hasta los 36 años de edad dedicando el resto de su vida a ayudar a otras niñas sordas, enseñándoles a comunicarse para que consigan tener una existencia digna.


Jean–Pierre Améris nació en Francia en 1961, es director y guionista, habiendo hecho 12 películas desde 1993.
En La Historia de Marie Heurtin quiso rescatar del olvido este drama dulce siendo su único objetivo plasmar la historia desconocida y olvidada de esta niña.
La película es pura poesía, adentrándose en detalles que nos permiten apreciar como Marie se relaciona con el mundo a través de sus dedos, del tacto de su piel y de su olfato. Por más manuales de educación especial que lleguen a leer, el crujir de las hojas de un árbol, el calor de un tazón de sopa o el juego en el que se puede transformar un riachuelo con agua para salpicar, son algunos de los milagros diarios que vive Marie.

Para construir este largometraje, Améris se ha basado en los documentos que dejó escritos la protagonista de la historia y, en sus propias vivencias con los niños sordo– ciegos que, hoy acuden al mismo instituto en el que aprendió el lenguaje de signos Marie Heurtin.

"Quiero sacar del olvido una historia que habla de los seres humanos, de la superación y de la capacidad de ayudar a otros. Porque no es sólo un relato sobre el aprendizaje sino de la transmisión y el intercambio entre las dos protagonistas. Ya que la película lanza al espectador el mensaje de que es mejor aprender de las "personas diferentes" que dejarlas a un lado. Pues el sentido de mi cine es poner en el centro de la pantalla a aquellas personas que la sociedad deja a los lados, y espero que esta película ayude a comprender la realidad del colectivo de las personas sordo–ciegas y pueda mejorar la proyección de películas para personas sordas y ciegas en Francia”.
Explica su director.

Ariana Rivoire, de nacionalidad francesa, nació sorda en una familia de oyentes. A los 16 años estaba estudiando en el Instituto Nacional para Jóvenes Sordos Chambery, cuando el director Jean–Pierre Améris –después de visitar muchos institutos de jóvenes sordos–, apareció por allí buscando a la protagonista para su película. Se encontró con Ariana por los pasillos y esta le dijo –con ayuda de un interprete de la lengua de signos– que había olvidado apuntarse al casting. Jean–Pierre le explicó el proyecto y enseguida se dio cuenta que había encontrado a Marie Heurtin.


Para el papel de la religiosa, el director siempre pensó en Isabelle Carré, actriz francesa nacida en 1971 con la que ya había trabajado en su cinta “Tímidos anónimos y la que cuenta con un gran bagaje profesional de más de 70 filmes a sus espaldas y un premio Cesar a la mejor actriz 2001, por la película Souvenir des Belles Choses. Habiendo sido nominada otras seis veces más. Casada con el productor cinematográfico Bruno Pesery, Isabelle Carré puso su gran talento al servicio del personaje Hermana Marguerite y para ello tuvo que estar seis meses aprendiendo el lenguaje de signos.
Una emocionante e inspiradora historia verdadera ocurrida en Francia a finales del siglo XIX y que se estrenará en España el 17 de abril.

¿Harías de tu misión en la vida el aprendizaje de otro ser humano?