Translate

lunes, 30 de marzo de 2015

DÍA MUNDIAL DEL TEATRO





Durante la Segunda Guerra Mundial, en el año 1942, los Países Aliados se prepararon para restablecer sus sistemas educativos en cuanto terminara la guerra. En el Reino Unido se iniciaban conversaciones y 37 países europeos decidieron crear una conferencia de las Naciones Unidas para temas de educación y cultura. El 16 de noviembre de 1945 fundaron Unesco (United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization). Un año más tarde, veinte estados la ratificaron (Arabia Saudita, Australia, Brasil, Canadá, Checoslovaquia (República Checa y Eslovaquia), China, Dinamarca, Egipto, Estados Unidos de América, Francia, Grecia, India, Líbano, México, Noruega, Nueva Zelanda, República Dominicana, Reino Unido, Sudáfrica y Turquía). Pocos días después se inició la primera Conferencia General de la Unesco en París. Según se fueron normalizando las relaciones internacionales rotas por la Segunda Guerra Mundial, más países se fueron incorporando a Unesco: España entró en 1953.
Un sub-comité sobre las Artes y las Letras formado por escritores, escritoras y dramaturgos distinguidos, se reunió en su primera Conferencia General decidiendo crear una asociación apolítica, no comercial para las artes teatrales en la que artistas de teatro y administradores de todos los países elaboraran un programa práctico, para facilitar el intercambio y la circulación de obras, guiones, información de teatro, compañías escénicas y artistas jóvenes.
En 1948 en Praga, por iniciativa de la UNESCO y un grupo de expertos internacionales del teatro y la danza, organizaron un Congreso Mundial donde se creó el ITI (Instituto Internacional de Teatro), con 12 centros en funcionamiento: Austria, Bélgica, Brasil, Chile, China, Checoslovaquia, Francia, Italia, Polonia, Suiza, Reino Unido y EE.UU. Tenían unos objetivos muy claros:
1.  Promover el intercambio internacional de conocimientos y práctica en el ámbito de las artes escénicas.
2.  Estimular la creación y aumentar la cooperación entre la gente de teatro.
3.  Aumentar la conciencia pública sobre la necesidad de tomar en consideración la creación artística en el ámbito de Desarrollo.
4.  Profundizar el entendimiento mutuo y contribuir a la consolidación de la paz y la amistad entre los pueblos.
5.  Participar en la defensa de los ideales y objetivos de la UNESCO.
6.  Luchar contra todas las formas de racismo o discriminación social y política.
Y con unos valores fundamentales:
·     Utilizar el poder de las Artes Escénicas como constructor de puentes indispensables para la comprensión mutua y la paz.
·     Apoyar y poner de relieve el profundo discurso que tiene lugar en nuestros escenarios.
·     Centrarse en la creación artística y abogar por la práctica de las Artes Escénicas en todos los niveles: político, cultural, educativo, social…
·     Alentar la transferencia de conocimiento y la investigación en las Artes Escénicas.
·     Ayudar a los profesionales de las artes a compartir ideas y construir conexiones entre sí.
·     Nutrir, desarrollar y conectar profesionales internacionales de las Artes Escénicas.
·     Facilitar la comunicación uno-a-uno entre centros y fomentar proyectos activos entre países.
·     Reconocer el legado de las formas tradicionales de trabajo y abrazar la innovación.
·     Apoyar a través de su red de protección y promoción de la diversidad cultural y la identidad dentro de las Artes Escénicas.
En la ciudad de Helsinki el día 27 de marzo de 1961 el Instituto Internacional del Teatro (ITI) decidió organizar una jornada a nivel internacional para celebrar las Artes Escénicas. Los miembros del ITI, apoyados sobre todo por los países nórdicos, decidieron iniciar esta tradición ese mismo día, el 27 de marzo. Ya que era cuando se daba inicio la temporada teatral en el Teatro de las Naciones de París, que se venía celebrando desde 1954 y en el que se pretendía lograr una cierta comunión entre países tras el fin de la II Guerra Mundial y la reconstrucción europea.
A partir del año siguiente, en 1962 y hasta ahora ininterrumpidamente, se ha contado con una figura de reconocido prestigio que es invitada a compartir sus reflexiones sobre el teatro y la paz. Un mensaje que desde la ITI y la UNESCO consideran fundamental. Este mensaje es leído antes de los actos del Día Mundial del Teatro en cientos de teatros alrededor del mundo, siendo traducido a más de veinte idiomas. 
 Varios eventos teatrales nacionales e internacionales son organizados para conmemorar esta ocasión, pero uno de los más importantes es la circulación de este mensaje. En 2015 ha sido el mensaje número 53 desde que empezaron a celebrarlo.


“El teatro tiene el poder de mover, inspirar, transformar y educar de una manera que ninguna otra forma de arte puede. El teatro refleja la extraordinaria diversidad de culturas y nuestra condición humana común, en toda su vulnerabilidad y fuerza”.
Irina Bokova, Directora General de la UNESCO
(con motivo del 50 aniversario del Día Mundial del Teatro).

         Aquí os dejo el comunicado que este año el ITI pidió escribir al director de teatro polaco Krzysztof Warlikowski para conmemorar el día mundial del teatro 2015.

       “Los verdaderos maestros del teatro son los más fáciles de encontrar lejos del escenario. Y por lo general, no tienen interés en el teatro como una máquina para la replicación de convenciones y reproducción de clichés. Ellos buscan la fuente pulsante, las corrientes de vida que tienden a pasar por alto las salas de espectáculos y la multitud de personas empeñadas en copiar algún mundo u otro. Copiamos en lugar de crear mundos que están enfocados o incluso dependientes de debate con el público, sobre las emociones que se hinchan por debajo de la superficie. Y en realidad no hay nada que pueda revelar las pasiones ocultas mejor que el teatro.
Muy a menudo me dirijo a la prosa de orientación. Día tras día me encuentro pensando en los escritores que hace casi cien años describen proféticamente sino también serenamente el declive de los dioses europeos, el crepúsculo que sumió a nuestra civilización en una oscuridad que aún no se ha iluminado. Estoy pensando en Franz Kafka, Thomas Mann y Marcel Proust. Hoy me gustaría también contar con John Maxwell Coetzee entre ese grupo de profetas.
Su sentido común del inevitable fin del mundo -no del planeta-, sino del modelo de las relaciones entre humanos y del orden social y la agitación, es conmovedoramente actual para nosotros aquí y ahora. Para nosotros que vivíamos conformes al fin del mundo. ¿Quién vive en la cara de los delitos y conflictos que diariamente nacen en nuevos lugares más rápido incluso que los medios de comunicación ubicuos pueden mantenerse al día? Estos incendios crecen rápidamente aburridos y desaparecen de los informes de prensa, para no volver. Y nos sentimos desamparados, horrorizado y cercados. Ya no somos capaces de construir torres y los muros que construimos tercamente no nos protegen de cualquier cosa, por el contrario, ellos mismos exigen protección y el cuidado que consume una gran parte de nuestra energía de la vida. Ya no tenemos la fuerza para tratar de vislumbrar lo que hay más allá de la puerta, detrás de la pared. Y es por eso exactamente por qué el teatro debe existir y donde debe buscar su fuerza. Para mirar dentro buscamos lo que está prohibido.
La leyenda trata de explicar lo que no se puede explicar. Debido a que se basa en la verdad, que debe terminar en lo inexplicable", así es cómo Kafka describe la transformación de la leyenda de Prometeo. Estoy convencido de que las mismas palabras deben describir el teatro. Y es esa clase de teatro, el que se basa en la verdad y que encuentra su fin en lo inexplicable es lo que deseo para todos sus trabajadores, los del escenario y los de la audiencia, lo deseo que con todo mi corazón."


¿PIENSAS QUE EL TEATRO REMUEVE CONCIENCIAS?