Translate

lunes, 15 de septiembre de 2014

PÁNICO ESCÉNICO



                  El miedo o temor escénico es la respuesta psicofísica del organismo, generalmente intensa, que surge como consecuencia de pensamientos anticipatorios catastróficos sobre la situación real o imaginaria de hablar en público. Es habitual entre individuos que tienen que actuar ante una audiencia: actrices, actores, bailarinas/es, escritoras/es y artistas en general. Sus síntomas son:
·       Alteración del ritmo cardíaco
·       Sudoración copiosa
·       Urgencia urinaria
·       Malestar estomacal
·       Dolor de cabeza
·       Reducción de la secreción salivar
·       Dilatación de las pupilas 
·       Rubor facial
·       Sensación de "trac" o cierre de la laringe
·       Escalofríos
·       Nauseas
·       Inquietud generalizada

            Una página en blanco a la hora de empezar a escribir una novela, ofrece el mismo pánico escénico que el estreno de una función de teatro. Lo que va detrás de esta sensación, es la responsabilidad de hacerlo bien para que tus seguidores continúen leyéndote o siéndote fieles en la taquilla del teatro. La auto exigencia, el temor al fracaso, al rechazo y al ridículo son el quid de la cuestión.



              Yo he trabajado en prácticamente todas las disciplinas dentro del show business, y en una medida u otra, todas me han generado esa sensación estomacal. Para que podáis entenderlo los que no os dedicáis a esto, podría parecerse al día cuando en tu juventud tenías un examen, pero elevado a la enésima potencia.
       Ese cosquilleo en el estómago se ha ido repitiendo a lo largo de mi vida en muchas y diferentes ocasiones. Tal vez nunca desaparecerá. Un cierto nivel de ansiedad es algo positivo ya que te hace estar más alerta y despierta para reaccionar rápida y adecuadamente ante las situaciones de la vida. Aunque esto deja de ser tan positivo cuando se torna en un proceso crónico que nos va agotando y que provoca que estemos incómodos y nos sintamos mal.
Los síntomas asociados a este estado serían la sensación de fragilidad, inquietud,  vulnerabilidad, desprotección, flojera, nerviosismo, inseguridad, estrés emocional, angustia, sensación de opresión en la región torácica o abdominal, temor indefinido, preocupación desbordante con miedo a perder el control, taquicardia, sensación de ahogo, temblores en las extremidades, rigidez muscular, insomnio, dificultades para la comunicación, pensamientos negativos y obsesivos, etc.
               El problema se agudiza justo en el momento de salir al escenario y esa serie de síntomas físicos y psicológicos aparecen para hacerte sentir incomodo y enfermo: desde la descomposición intestinal –con el agobio que eso supone, al tener que ir al baño asiduamente–, hasta la fiebre. Para mi lo peor es la sequedad de boca, esa sensación que hace que se te pegue la lengua al paladar.
       Esta sintomatología extrema de ansiedad tan pronunciada, la he experimentado pocas veces en mi vida laboral, pero muy intensas y no hay manera de eliminarlo salvo auto–convenciéndote que puedes con la situación. El caso es que sabes que realmente puedes, ya que siempre has salido adelante y el público nunca se ha dado cuenta de cualquier fallo o error que hayas podido cometer. Pero inconscientemente sigues pensando en la posibilidad que se te quede la mente en blanco y se te olvide todo el texto. La necesidad de hacerlo bien y el exceso de responsabilidad son realmente tus grandes enemigos.
                Hay que eliminar como sea esa sensación tan castrante que no te deja funcionar bien ni disfrutar de lo que realmente te gusta hacer.
                La ansiedad es un sistema de alerta del organismo ante situaciones consideradas amenazantes. Está relacionado con su percepción y con la capacidad de dar respuestas adecuadas frente a ellas. Dichas amenazas pueden ser reales (con una determinada probabilidad) o ficticias, y para enfrentarlas podemos usar todo tipo de estrategias: Huir, luchar, intentar dejar de sentir,  desarrollar habilidades o buscar elementos de protección.
               Sin embargo estos síntomas varían mucho en los trabajos donde puede existir un margen de error, como por ejemplo para los actores, todo lo que tiene que ver con el audiovisual. Porque aunque tengas nervios antes de actuar, el simple hecho de pensar que se puede repetir la toma, ya te hace tener una relajación interna que en el teatro no se da.
              El pánico escénico tiende a manifestarse antes de actuar en público, y durante la función, aunque te encuentres frente a grupos que no muestran en forma alguna predisposición o rechazo. Esto, sería revelador del componente intrapersonal que induce o influye en la experiencia de incomodidad.
              La única solución a esto según mi profesor del taller de monologuistas es grabarse en la mente esta frase: “La comedia no mata”.
      


              Ahora estoy en el Teatro Alfil cada jueves a las 22,30h con mi monólogo de humor de 90 minutos de duración, MISS TUPPER SEX. La responsabilidad de estar sola en el escenario consigue que, después de llevar haciendo tupper sex –algo bastante parecido– durante más de cuatro años en multitud de casas particulares, –donde me habían desaparecido por completo todos estos síntomas–, haya vuelto la sensación. Ahora al enfrentarme nuevamente al público desde el escenario viene a mí este estremecimiento que quiero eliminar completamente de mi vida. La única manera de lograrlo es con la seguridad de que lo que hago está bien, que la obra interesa al público y que está sobradamente probada su efectividad. Hay que añadir que la gente sale encantada de la función y que se ríen un montón. Así que realmente funciona.

“Pilar Ordóñez nos lleva a la igualdad también por el sexo. ¡Imprescindible!, ¡Inmensa!”
FLOR DE TORRES
(Fiscal Delegada de la Comunidad Andaluza. Violencia a la mujer y contra la discriminación sexual de género. Fiscalía Superior de Justicia de España).


“La igualdad empieza con la libertad sexual y Pilar Ordoñez te lo cuenta con mucho humor en MISS TUPPER SEX.”
LYDIA CACHO
(Periodista y escritora. México)

"El sexo con humor es tres veces más placentero y con MISS TUPPER SEX, lo vas a comprobar"
ISABEL DE OCAMPO
(Directora de cine y Presidenta de EWAN –European Women Audiovisual Network–). 


“Un grito de libertad para las mujeres”
PILAR BARDEM
(Actriz)


“La información es poder. Descubre más sobre tu sexualidad en clave de humor y empodérate”
BIBIANA AÍDO
(Ex ministra de igualdad de España)

“Inteligente alegato a favor de la autonomía de las mujeres”
LEIRE PAJÍN
(Policy Advisor UNDP. New York y Ex ministra de Sanidad de España).


“Espectáculo imprescindible para el empoderamiento de las mujeres”
BEGOÑA PIÑERO
(Presidenta de: “T F Les Comadres de Gijón” e impulsora de “El Tren de la Libertad”).

“Indispensable Espectáculo
para una nueva Revolución Femenina”
CLARA MONTES
(Cantante)

“Divertidísimo monólogo que te enseña a conocerte”
ROSARIO FLORES
(Cantante).

"TRONCHANTE MONÓLOGO SOBRE
LA SEXUALIDAD FEMENINA.
¡NO HAY QUE PERDÉRSELO! ¡NECESARIO! ¡VITAL!"
ROY ARIAS
(President R. A Studios & TheatresTimes Square, New York). 


"UN SOPLO DE AIRE FRESCO QUE NOS ENSEÑA A CONOCER A LAS MUJERES"
 DANY MACACO
(Cantante)

"Pilar Ordóñez nos muestra con este espectáculo la sexualidad de las mujeres y para las mujeres de una manera abierta y completamente libre. Para disfrutarla en todas sus dimensiones y así practicar el amor y no la guerra".
 CRISTINA DEL VALLE (Cantante "Amistades Peligrosas" y presidenta de la Plataforma de Mujeres Artistas Contra la Violencia de Género).

¡BIENVENID@S A MISS TUPPER SEX!
Monólogo de humor de 90 minutos de duración –basado en el libro homónimo– donde la propia autora, actriz y humorista PILAR ORDÓÑEZ habla sin reparos de sexo. Poniendo al servicio del público toda la curva de la sexualidad femenina desde el apetito sexual hasta el fisting. Incluye la lectura de testimonios reales de mujeres y hombres, que ponen de manifiesto lo que gusta o no al género femenino.
Utilizando el fenómeno tupper sex –reunión de mujeres para hablar de sexo con venta de juguetes eróticos–, Pilar Ordóñez muestra, en este espectáculo, algunos de esos juguetes y reparte preservativos y lubricantes entre el público. Creando un animado monólogo de educación sexual con visión de género, donde la divulgación y el humor van de la mano. 
           Una obra divertida y ágil, en una nueva forma de hablar de sexo sin pudor. Imprescindible para quienes no se atreven a preguntar o desean acercarse al conocimiento de su propia sexualidad de una manera relajada y divertida.



              Ver el Teatro lleno es una de las motivaciones que tenemos las actrices/actores para sacar adelante nuestro trabajo disfrutando de él. Para que esto ocurra el Teatro Alfil hace descuentos de hasta el 50% del precio de la entrada para grupos a partir de 4 personas. No dejes pasar esta oportunidad y comparte conmigo estos momentos.


              He llegado a la conclusión de que efectivamente: LA COMEDIA NO MATA.

¿QUÉ, TE VIENES?