Translate

lunes, 28 de octubre de 2013

Los COLOURS de Natalia




Natalia Dicenta: actriz, cantante, presentadora, artista. Sólo le falta ser escritora para tenerlo todo. Estos son los diferentes colores de una mujer polifacética que se pone el mundo por montera y no se amilana ante nada –aunque el momento que le haya tocado vivir esté inmerso en una crisis mundial–, pues todo aquello que se propone consigue sacarlo adelante con éxito.

Y es que aunque de casta le viene al galgo, ella ha demostrado por si misma ser capaz de encarnar los más variados personajes de todos los tiempos: hace ya veinte años que interpretó en teatro el papel de Stella en Un tranvía llamado Deseo –Tennessee Williams–, recibiendo de sus compañeros de profesión el premio Unión de actores 1993, como mejor actriz del año, cuando todos teníamos en mente la maravillosa actuación de la actriz Vivien Leigh y no nos defraudó, consiguiendo crear su propia “Estela”, en esa relación de verdad que tiene Natalia con todos sus personajes. O su último trabajo, encarnando los últimos días de Judy Garland en el musical Al final del arco iris, donde demostró una maestría que no tiene nada que envidiar a su homóloga británica Tracie Bennett.

Esta madrileña de mediana edad lleva toda la vida en los escenarios, se puede decir que prácticamente se crió allí y además le acompaña un talento innato.
Natalia Dicenta son de esas actrices que te enamoran cuando las ves actuar, porque se adentra tanto en su papel, que consigue ir más allá de la simple interpretación, llegando incluso a convertirse en el personaje que interpreta.
Además tiene un don especial para la música –con mucho trabajo de clases y ensayos detrás–, pues el oído es un sentido muy desarrollado en la actriz / cantante Natalia Dicenta, de hecho cuando canta en inglés podrían confundirla con cualquier artista internacional. Muchos han llegado a compararla con la voz de la gran Billie Holiday.

 Y es que Natalia tiene un gusto especial para interpretar la música, siempre acompañada con los arreglos y dirección musical de Vicente Borland –pianista panameño que comenzó su trayectoria musical en su país y a mediados de los años 70 se trasladó a España, convirtiéndose en una figura muy solicitada–. Vicente crea y adapta todo tipo de versiones de los clásicos del Jazz, blues, etc. que Natalia consigue personalizar y con ello seducir a su público.

El próximo martes 5 de noviembre a las 21h en el teatro Bellas Artes de Madrid, será el concierto presentación del primer trabajo discográfico de la artista. –Ya que el disco del musical Al final del arco iris nunca se llego a editar a pesar de estar grabado en su totalidad. Desde aquí apelamos a la inteligencia del productor de la obra, para que en un futuro no muy lejano, podamos disfrutar de esas canciones tan conocidas y nos fundamos en el recuerdo de Judy con la voz de Natalia–.

 Como nadie es profeta en su tierra, han tenido que pasar muchos años para poder disfrutar de un disco de esta artista que si hubiera sido natural de EEUU habría nacido una estrella.

Desde aquí auguramos un prometedor futuro a esta polifacética mujer. 

Muchos éxitos para Natalia Dicenta.

Podéis seguir a Natalia en las redes sociales:

¿Piensas que los artistas españoles tienen más difícil demostrar su valía que los Norteamericanos?