Translate

lunes, 4 de noviembre de 2013

LA VIDA DE ADÈLE


Dirección: Abdellatif Kechiche

Guión: Abdellatif Kechiche, Ghalya Lacroix (Cómic: Julie Maroh)

Reparto: Adèle Exarchopoulos, Léa Seydoux, Salim Kechoiuche, Mona Walravens, Jeremie Laheurte

Fotografía: Sofian el Fani

Duración: 180 Min.

                        SINOPSIS:

               Una estudiante de barrio bajo; Adèle, intíma con una artista mayor y mucho más sofisticada que ella, Emma.
El despertar sexual de una adolescente curiosa, que descubre el amor a primera vista y le lleva a probar sexo lésbico. Nos adentra en el mundo de las relaciones sentimentales con toda su crudeza.

             Su director Abdellatif Kechiche (Túnez 1.960), muestra en esta cinta a través de las secuencias de comidas, la evolución social y cultural que sufre la protagonista Adèle. Demostrando que es en la mesa, donde se pone de manifiesto la educación y la cultura. Kechiche utiliza un plato de espagueti boloñesa como símbolo para evidenciar el cambio que se efectúa en la vida y personalidad de Adèle; y lo utiliza como elipsis para contarnos el tiempo que transcurre en la relación entre ambas y en cómo cambian sus vidas. Una pieza única que no dejará indiferente a nadie.



               A pesar de su corta edad, la ilustradora / escritora Julie Maroh (Francia 1.985), tiene algunos premios a sus espaldas, pues lleva diez años contando historias a través de sus cómics. Pero fue el que ilustró y escribió en 2010, que se tradujo al inglés como Blue Is the Warmest Color, el que ha conseguido catapultarla a la fama gracias a la versión cinematográfica titulada La vida de Adèle. Película de la que Julie no se siente especialmente identificada, pues dice que su director Abdellatif Kechiche llevó el argumento por otros derroteros. Probablemente porque el cómic hablaba sólo del despertar sexual de una adolescente en el mundo lésbico, y el director / guionista de la película quiso contar sobre todo, lo que supone en las relaciones sentimentales una gran diferencia social y cultural entre la pareja. Y aprovechó la gran polémica que existe ahora mismo en Francia sobre los matrimonios homosexuales, en concreto con tres países con los que no tienen convenio bilateral: Marruecos, Túnez y Argelia, que no reconocen el matrimonio entre personas del mismo sexo y, por consiguiente los nacionales de estos países no podrían acogerse a su nuevo derecho en Francia. Pero el pasado 22 de octubre la fiscalía aprobó finalmente la boda entre un Marroquí y un Francés, dotándoles así de todos sus derechos como ciudadanos franceses.

               Abdellatif Kechiche Tunecino de nacimiento y Francés de adopción, quiso enmarcar su historia en el despertar sexual lésbico basándose en el cómic de Julie Maroh; Blue Is the Warmest Color. Pero añadió la improvisación de sus actrices Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux que tras cinco meses de rodaje, dejaron su impronta en los papeles que interpretaban. Para hacer crecer al personaje protagonista y dar mayor libertad de acción a su actriz, Kechiche llegó a cambiarle el nombre que tenía en el cómic para ponerle el auténtico de la actriz; Adèle, y así conseguir una realidad tan brutal que realmente asusta.

                En el film hay una secuencia de diez minutos de sexo explícito que la autora del cómic considera innecesaria y llega a tildarla de porno, sin embargo eso hace que el público entienda que el sexo entre mujeres no es algo light en el que sin la presencia del hombre no se pueda llegar al orgasmo –como muchos piensan hoy en día–, sino que por el contrario, puede ser tan fuerte como cualquier otra relación sexual y se puede gozar de una sexualidad plena sin necesidad del macho.
               Las actrices tardaron diez días en rodar esta secuencia, a petición de su director –que era excesivamente riguroso con cada plano de la película–. Les colocaron una peluca en sus partes intimas y Kechiche las dejó jugar e improvisar para después montar los planos que consideró más adecuados. Con esta meticulosidad se ha rodado toda la película y ha hecho que las actrices acabaran exhaustas, peleándose con Abdellatif, prometiendo no volver a trabajar nunca más con él.

                  El 26 de mayo del 2013 La vida de Adèle se alzó como ganadora de la Palma de Oro a la mejor película en el festival de Cannes. Por primera vez en esta competición, el jurado decidió otorgar la Palma de Oro de honor a Kechiche y las actrices que protagonizan la película, Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux porque se quedaron fascinados con las brillantes interpretaciones de las dos actrices jóvenes y por la forma en que el director las mostró en la película.

                 Adèle Exarchopoulos (París 1.993), ha pesar de su juventud ya ha trabajado en una decena de películas y es que cuando contaba nueve años de edad, sus padres decidieron matricularla en unas clases de arte dramático para que venciera su timidez. Se le augura un futuro prometedor a esta jovencísima actriz que llena de intuición consigue convertir un personaje en parte de su personalidad.

                Léa Seydoux (París 1.985), un poco mayor y más experimentada pues cuenta con trabajos de la talla de Midnight in Paris y se acaba de estrenar su última película como protagonista: Sister en la que representa a la víctima de una sociedad llena de soledades e incomprensión. Un camaleón de actriz, donde cada personaje consigue que sea completamente diferente al anterior, llegando incluso a no reconocerla de un trabajo a otro.

                     ¡Cuidado con estas actrices que pueden ser los Oscar de este año!


                     ¿Crees que para una actriz es fácil hacer secuencias de sexo tan explícitas?