Translate

lunes, 29 de julio de 2013

LA TRILOGÍA PARAISO



SEC 1. EXTERIOR. CALLE CASA DE TERESA. DÍA.
Una mujer –Teresa– de mediana edad y entrada en kilos empuja una maleta de ruedas mientras sale de su casa con su hija adolescente –también obesa– y, un gato. Se dirigen a la casa de la vecina que les invita a pasar.
SEC 2. INTERIOR. SALÓN CASA DE ANNAMARIA. DÍA.
Teresa le cuenta a Annamaría que se va de vacaciones a Kenia y le pide que cuide de su gato y lleve a la niña al campamento de verano.

Este es el encabezamiento de la trilogía que el director/guionista Ulrich Seidl nos propone. A partir de ese momento veremos a Teresa –la madre obesa– en Kenia haciendo turismo sexual en la cinta Paraíso: Amor. En la segunda película seguiremos el vía crucis de Annamaría que trata de devolver el catolicismo al pueblo austríaco en Paraíso: Fe. Y en la tercera cinta, nos adentraremos en un campamento para chavales obesos donde la hija adolescente perderá su inocencia, en Paraíso: Esperanza.
Como si se tratara de las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad. Ulrich nos adentra en los suburbios de tres sentimientos difíciles de expresar: la fe a través de la religión, la esperanza en el amor adolescente y la caridad a la hora negociar con el sexo.
Reconozco que no conocía a este artista austríaco y me ha conmovido. He visto su trilogía y me he quedado atrapada en la crudeza de sus imágenes. El lenguaje visual que utiliza para contar sus tres historias resulta ingenioso y sencillo a la vez, pues partiendo de las dos secuencias que describo arriba, se desarrollan las vidas de tres mujeres de una misma familia sin que ninguna de ellas sepa la suerte que corren las otras dos. Se trata de una espiral donde todo sucede al mismo tiempo pero el espectador es el único que tiene toda la información. Seidl utiliza al público haciéndole cómplice y por ello le regala de cuando en cuando con algún guiño. Como un voyeur cualquiera que pretende entender mejor las debilidades humanas, Ulrich provee al espectador de más información que a sus propios personajes. Les da el privilegio de adentrarse en esos mundos desconocidos para la mayoría de la gente, y así poder disfrutarlos en primera línea sin ningún tipo de pudor. Seidl plasma la realidad sin criticarla, tan solo mostrándola, incluso diría que con un cierto respeto a la hora de colocar la cámara, pues en la mayoría de las secuencias la deja fija para que las actrices se muevan con total tranquilidad. Aunque los guiones están muy elaborados, Ulrich deja espacio a la improvisación, para que sus personajes se encuentren libres y sin ataduras.
A mí como escritora me gustaría que Ulrich Seidl escribiera un cuarto guión donde reuniera a las tres mujeres al finalizar el verano y, viéramos la versión que cada una de ellas daba de lo ocurrido, al mismo tiempo sería interesante verlas interactuar en sus relaciones cotidianas.

Pudiera ser que estas películas perturbaran al espectador por lo sórdidas que son y con imágenes tan durísimas que contienen, pero desde luego no les dejará indiferentes.

Coproducción Austria-Francia-Alemania
Drama
Productora: Audiovisions filmindustrie
Distribuidora: Golem distribución, S.L

Y ahora la pregunta de la semana:
"¿Podrías imaginar a los miembros de tu familia haciendo algo oscuro?"